Terapia de Pareja y Sexual: errores más comunes

No hay una formula secreta para que la Terapia de Pareja o Sexual funcione. Pero como decíamos en anteriores posts, sí hay cosas que claramente ayudan a que la terapia de Pareja o Sexual surta efecto. Lo mismo pasa al revés: hay cosas que perjudican a la Terapia y en este post os digo cuáles son:

 1. Pensar que las sesiones de Terapia lo curan todo

Muchos pacientes creen que con la hora de sesión semanal, el problema sexual o de pareja se va a solucionar. Y ojalá fuera así, pero la realidad es otra: en las sesiones se supervisa, evalúa, y se hace terapia a la persona/pareja para corregir aspectos de su día a día. Pero el trabajo fuera de las sesiones es el 50% de la terapia. La Terapia funciona mejor cuando tenemos tiempo en las sesiones para supervisar y corregir “ejercicios” que mando a mis pacientes.

 

2. Las mentirijillas tienen las patas cortas (¡y no ayudan!)

A veces los pacientes dicen que sí han hecho los ejercicios cuando no es así, y aunque no tengo una bola de cristal como Esperanza Gracia, la verdad es que suelo notar cuando no es cierto.

 

La falta de tiempo y la pereza suelen ser los principales motivos, pero un paciente tiene que ser consciente de la importancia y eficacia que tiene hacer los deberes. Suelo hacer mucho hincapié en esto a la hora de enviar los ejercicios, ya que el avance en terapia depende y mucho, de ellos, de su evaluación y su supervisión.

 

3. Corre, corre, que mañana tenemos Terapia de Pareja/Sexual.

Un clásico, el “quedarte hasta las 5 de la mañana estudiando para el examen del día siguiente” de toda la vida. En terapia sería esperar hasta el último día para hacer los ejercicios. Y lo que no saben es que esto es contraproducente, porque los ejercicios ayudan mucho a la terapia, pero requieren tiempo y dedicación. Hacerlo deprisa y corriendo para que no te “regañe Ana”, no es igual de producente.

Como  he dicho en otros posts, no quiero ser la típica profesora de mates que regaña por no hacer los deberes, pero una cosa esta clara: si se hacen lo ejercicios, la terapia tiene infinitas más posibilidades de funcionar.

 

 

4. Una sesión cada 2 semanas…

Lo recomendable es acudir a terapia cada semana. Está comprobado que ir cada semana es mucho mas eficaz que cada dos semanas, y por lo tanto la terapia finaliza antes. Cada semana hace que las personas no desconecten de la terapia y sigan trabajando en ello. Mientras que cada 15 días, hay más relajación y lo cierto es que se pierde efectividad.

Muchos pacientes prefieren venir cada 15 días incluso cada mes, a veces por dificultades económicas (en ese caso es comprensible), y otras por preferencia. Pero mi recomendación como profesional es que una terapia a la semana es lo ideal, se obtienen mejores resultados y más rápidos, por lo que incluso económicamente resulta más conveniente. Al obtener resultados de forma más rápida, se necesitan menos sesiones.

 

Terapia de Pareja

 

5. Veo resultados… ¡hasta luego Terapia de Pareja/Sexual!

Por fin disfruto de mis relaciones sexuales“. O “por fin vuelvo a sentir cosas por mi pareja“. Después de trabajar duro, el paciente o la pareja experimenta mejoras, y aquí es donde muchos se creen que el problema ya está solucionado y se dan ellos mismo el alta.

Es un error. La terapia necesita su tiempo y su trabajo. La mejoría es un indicio de que las cosas van bien y van por buen camino. Pero durante la Terapia se experimentan subidas y bajadas. Es un gran error abandonarla porque interpretas una mejoría como “ya estoy/estamos bien”. Porque es muy posible que haya una bajada, y ahí es cuando muchos vuelven, o cuando creen que han vuelto a la situación que les hizo acudir a terapia. Seguramente tienen ya mucho camino andado, pero es cierto que no han llegado a la meta. Eso solo lo puede dictaminar el profesional que dirige la Terapia, y abandonarla antes de tiempo puede ser muy contraproducente.

Es mi trabajo advertiros de todo esto, estar con vosotros para felicitaros por las “subidas”, y ayudar a gestionar “las bajadas”.

 

 

 


*PongámonosCómodos y dejaros guiar por el profesional, hacedle caso en lo que os dice, os recomienda y os propone. Trabajad fuera de sesión y veréis los resultados antes. Si habéis dado el paso de acudir a terapia, que es lo mas difícil, sólo tenéis que seguir yendo y trabajando hasta que os den el alta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.