¿Existe sexo después del parto?

En la mayoría de los casos es uno de los días más felices de tu vida: cuando alguien o algo (llamémosle Predictor), te dice que estas embarazada. Hay muchas formas de explicar lo que pasa por tu mente en ese momento. Depende de cada una, aunque en líneas generales podría decirse que es una mezcla de alegría infinita y miedo horrible. Lo que seguramente ni tú ni tu pareja se plantea es… ¿y el sexo qué?

 

Vayamos al grano: con tu bebé en este mundo, hay varias (o muchas) situaciones que provocan una absoluta inhibición del deseo sexual, algo que seguramente no lo habías pensado durante los 9 meses anteriores. Y de repente a los meses siguientes (cuando ya hace tiempo que pasó la cuarentena), te das cuenta que hace muuuuucho que no tienes sexo con tu pareja (ni ganas de tenerlo). Te ves deteriorada físicamente, con barriga flácida, le dedicas bien poco a pensar qué ponerte o pintarte, llevas sin dormir 4 horas seguidas desde hace meses, y lo único que quieres cuando te tumbas en la cama es dormir. Mucho. O algo.

 

 

Por lo tanto, eso de verte guapa, sexy y pibón pasa a un segundo (o noveno) plano. La palabra líbido la tienes olvidada, y si de repente te acuerdas de ella te entra una pereza…que se te vuelve a olvidar rápidamente.

 

No hablemos de lo poco excitante, sensual y sexy que es considerarte una vaca lechera. Tus pechos dejan de ser una zona erógena que te gusta que tu pareja te toque (depende de cada caso) a ser una máquina expendedora de leche, a los que tu hijo/a se aferra y succiona como si no hubiera un mañana.

Hasta aquí todo entra dentro de lo normal. Le pasa a casi todas las mujeres (y digo “casi” porque nunca se puede generalizar y seguro que alguna campeona hay por ahí a la que no le pasó esto).

 

El problema llega cuando la pereza sexual se convierte en estrés, preocupación o distanciamiento con tu pareja. Hace meses que no tenéis relaciones sexuales y te empiezas a agobiar, pero tu líbido está en paradero desconocido, la niña o el niño está malo, sigues sin dormir y tu cabeza solo da para lo que da. No eres capaz de encontrar el hueco y de concentrarte en disfrutar del sexo y de tu pareja.

Pues bien, como he dicho antes, esto es algo muuuuuy común entre las mujeres que son madres, y es algo que no se suele contar a las embarazadas por no darles el “disgusto” o por tabú (se supone que la maternidad es lo mejor y más bonito que te va a pasar, por lo tanto hablar de la Cara B no está muy bien visto en nuestra sociedad).

Pero siento decirlo: tener un hijo es precioso pero también te complica la vida en general y la sexual en particular. No es un problema ni debes agobiarte, porque le pasa a la mayoría de parejas, y además tiene solución.

 

Haciendo un (gran) esfuerzo, puedes (y debes) encontrar un hueco para estar sola con tu pareja. Dedicaros tiempo (el que sea), conversar sobre vosotros, reíros, quereros… o hacer esa cosa que hacíais antes cuando erais dos y que signifique estar a solas y disfrutar el uno de el otro.

Si hacéis esto, la líbido abandonara esas vacaciones que se había tomado y volverá a vuestras vidas.

 

Si estás en esta situación te propongo que:

  1. Lo hables con tu pareja. Seguramente él/ella sea bastante consciente de lo que está ocurriendo y no te quiere decir nada (o no te insiste) por no agobiarte o porque su líbido también está de vacaciones (seguramente junto a la tuya, en el Caribe tomándose una piña colada).
  2. Os pongáis una cita. Como en vuestros principios. Una cita en la que vuestro hijo se quede a buen recaudo (pero lejos), y que sea inamovible. Ya puede estar ganando España Eurovisión que no se aplaza. Sin móviles, sin tele… sin escucha bebés. Y os pongáis guapos el uno para el otro. En casa o fuera, como queráis. Pero intentad hacer algo especial y romántico.
  3. Sed pacientes. Si a la líbido le retrasan el vuelo y no llega para esta cita, es normal. También puede ser que esté perezosa de volver de vacaciones. Dale un poco de tiempo, volverá.

 

*PongámonosCómodos y encontremos esos momentos en los que dos juntos erais tan fuertes, que nada ni nadie podía con vosotros.

 

 

 

Un comentario en “¿Existe sexo después del parto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.