Cómo disfrutar (aún) más del sexo

Hoy vamos a hablar del motivo por el que muchas mujeres no disfrutan de una relación sexual. Eh, pero si eres hombre no cierres el navegador, esto te interesa porque te voy a dar tips para satisfacer a tu pareja plenamente ¿Empezamos?

 

 

Otro sexo es posible

Un gran número de mujeres acuden a consulta porque no les satisface el sexo. Cuando me explican qué es para ellas una relación sexual, la mayoría hablan exclusivamente de la penetración. A esto en sexología lo llamamos “coitocentrismo”, y entre mis amigas yo lo llamo “una put***”.

Y es que para la mujer, el coitocentrismo conlleva una alta posibilidad de fracaso. Es muy difícil que la mujer llegue al orgasmo practicando únicamente la penetración. Según un reciente estudio, hasta un 40% de las mujeres están insatisfechas con sus relaciones sexuales, porque ni su pareja ni ella misma estimulan el clítoris, ni ninguna zona erógena durante el coito. Y cuando la penetración ocurre, la mujer ni está estimulada, ni excitada ni lubricada, y esto puede llevar incluso a sentir dolor en la penetración.

 

¿Por qué estamos tan fijados con la penetración?

El coitocentrismo viene de lejos. Hasta hace poco el sexo servía para procrear, y para ello el hombre tenía que eyacular dentro de la mujer (cosa que solo se consigue con la penetración). Solo se buscaba el placer del hombre y el de la mujer no importaba (un minuto de silencio por esas señoras antiguas). Todo esto se empezó a cuestionar el día en el que se descubrió el clítoris.

 

“El día más feliz de mi vida”

 

Luego vino el empezar a entender el sexo como una forma de pasarlo bien, y la mujer se dio cuenta de que su cuerpo era algo más que una“máquina” para engendrar, también podía disfrutar.

 

“efectiviwonder”

¡Viva la penetración! ¡y vivan mil cosas más!

El sexo no es solo penetración. Hay tantas prácticas como imaginación tengamos, y es una pena que nos ciñamos siempre a la penetración, sobre todo por lo que comentamos de que a la mujer le cuesta más llegar al orgasmo solo siendo penetrada.

Ojo, no estamos diciendo que con la penetración la mujer no obtenga placer, que por supuesto, pero ayuda (y mucho) que previamente se haya excitado y haya lubricado. Y esto solo se consigue con caricias, roces, besos, juegos, tocar, lamer… haciéndolo ella y recibiéndolo también.

Todas estas cosas son imprescindibles para la excitación, la lubricación y la concentración. Una vez que la mujer disfruta de todo esto, estará preparada para que la penetración sea un éxito.

 

 

Otro sexo es posible: relaciones sexuales sin penetración existen (y están bien)

La definición de  relación sexual es el disfrute de ambos, para que en el mejor de los casos, se llegue al orgasmo. Y para que todo esto ocurra, no es necesaria la penetración: tanto el hombre como la mujer pueden llegar por medio de la masturbación, de sexo oral, de roces… con lo que cualquier actividad sexual que genere placer y orgasmos, se considera una relación sexual.

Esto no quiere decir que se infravalore la penetración, es más, muchas mujeres disfrutan de esta muchísimo y les proporciona mucho placer. Lo que quiero decir, es que la penetración es igual de válida que cualquier otra práctica donde no exista penetración, ya que el objetivo sigue siendo el placer y el orgasmo.

Solo hay que pensar en una pareja de chicas homosexuales, ¿se consideraría que tienen relaciones sexuales? evidentemente sí, y claramente ahí no hay penetración.

 

“Mi pareja solo entiende el sexo como penetración”

Vaya, es una pena. Pero tiene solución: una vez más la comunicación con nuestra pareja es la clave para llegar a un entendimiento. En este caso, si nuestra pareja es coitocéntrica y no practica otras cosas, la solución está en hablarlo con él. Expresarle tu insatisfacción sexual y proponerle enriquecer vuestra vida sexual introduciendo otras cosas en ella. Como siempre, el tacto y el respeto es clave.

Los hombres también disfrutan mucho de otras cosas (aunque su objetivo sea la penetración), y seguramente se exciten mucho más: no solo por los juegos y las caricias, también porque verán a su pareja realmente excitada. ¡Es un win-win situation!

 

Sexo feliz = pareja feliz

 

Vale, me has convencido… ¿pero qué hago?

El sexo comienza desde que se empieza la erótica hasta que se termina, es decir: hay una gran variedad de opciones a la hora de hacer cosas. Dependerá un poco de la imaginación de cada uno, pero aquí te dejo algunas sugerencias. Toma nota:

  • Prepararlo todo para tener un buen sexo: Se pueden poner velas, música romántica, un buen conjunto sexy, una cena especial. O la cena en ti (chocolate, nata… o como la pobre Samantha en Sexo en Nueva York… ¡sushi!)

  • Juegos eróticos. Existen muchos, de todo tipo y son muy efectivos. Invéntate por ejemplo un personaje, vístete como él e interprétalo (doctor/a, limpiador/a, extraño/a…). Inventad o buscad en internet. También hay juegos físicos que podrás encontrar en tiendas especializadas. Y juegos tipo “tableros” muy divertidos y excitantes.
  • Petting. Es decir, rozar los cuerpos sin que haya penetración, pero imitando los movimientos.
  • Caricias, masajes sensuales, lamer partes del cuerpo, como por ejemplo los dedos de los pies (pero por favor, de forma sensual, no “a lo vaca”). Todo con delicadeza y sensualidad.
  • Besos: son imprescindibles, no solo en la boca, sino en todo el cuerpo. Cuello, orejas, muslos…
  • Frases: pueden llegar a excitar mucho. Puedes por ejemplo describir qué quieres que te hagan, o qué vas a hacer. Hay al que le pone que le reciten poesía o quien disfruta siendo insultado. Lo dicho, descubre que te/le pone.
  • Aprovecha las zonas erógenas: caricias, besos, lametones… en la cara interna de los muslos, cerca de los órganos sexuales, el cuello, el lóbulo de la oreja, la oreja… estos son los más comunes, pero cada persona tiene un sitio especial. Disfrutad encontrándolo.
  • Sexo oral: esta práctica es muy excitante y estimulante, siempre y cuando se haga delicadamente, con suavidad. Y merece un post para él (coming soon)
  • Masturbación: estimular bien el clítoris es de lo más excitante para la mujer, pudiendo llegar a tener orgasmos solo con esto. Y lo mismo le pasa al hombre una buena estimulación de sus genitales puede provocar fácilmente orgasmos.
  • Y de verdad: cualquier cosa. Siempre que os sintáis cómodos los dos y disfrutéis, está permitido todo.

 

Y para terminar este artículo, cierro con dos cosas que no me gustan nada acerca de este tema:

  • Que a todo lo explicado anteriormente (actividades sexuales alternativas a la penetración), se les llame “preliminares“. Si te fijas no he usado esa palabra ni una vez. Porque aunque se refiere a lo mismo que hemos hablado (tocamientos, caricias, besos, sexo oral)… implica que es “preliminar”. Es decir, que “antecede a algo”. ¿Adivinas a qué? Exacto, a la penetración…

Esta soy yo cuando escucho la palabra “preliminares”

  • Que la ginecóloga pregunte si has tenido “relaciones sexuales completas” para preguntarte si te han penetrado alguna vez. Una relación sexual completa es un encuentro sexual en el que se llega al orgasmo. Sea como sea (con penetración o no). La próxima vez que tu ginecólogo/a te pregunte esto, mándale este post 😉

 

 


*PongámonosCómodos y enriquezcamos nuestra vida sexual y aumentemos nuestro placer. Si con tu pareja solo practicas la penetración, ten una conversación. Lo agradecerá, tu excitación es la suya. Así que hablad y empezad a disfrutar de vuestras relaciones sexuales de una nueva forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.