Caso Aidan

¿Tu pareja es como Aidan de Sexo en Nueva York?

Este chico tan mono que dice estas cosas tan monas

O dicho de otra manera ¿se desvive por ti y tú no terminas de valorarlo? Quizás esto te está pasando ahora mismo y no eres consciente de ello. En ese caso, tranquila, después de leer este post lo sabrás y  también sabrás como ponerle solución.  Empecemos:

Estas en ese tipo de relación en el que tu pareja solo quiere hacerte la más feliz del mundo, y hace cosas como levantarse antes para prepararte el desayuno, te lleva al trabajo para que no tengas que coger el autobús, te recoge, te compra la cena para sorprenderte, va a verte donde haga falta… y tú te dejas querer.

Dejas que él haga todas esas cosas porque te encanta y lo disfrutas, pero como él no te pide nada a cambio y lo hace feliz de la vida y sin ningún reproche, no caes en que quizás algún día debería ser tú quien le sorprendiera a él. Directamente ni lo piensas (o no te apetece pensarlo).

 

Te has acostumbrado a lo bueno, a que él haga todas esas cosas por ti, y llega un momento en el que dejas de valorarlo y consideras que eso es lo normal, y por tanto tiene que seguir haciéndolo. Pasa de ser algo que hace que te sientas la mujer más querida del mundo, a una costumbre; o peor aún: a una exigencia por tu parte. Y así, poco a poco, es como se pierde la magia.

Y cuando se pierde la magia, es cuando tu pareja deja de tener ganas de hacer estas cosas. Y tú que ves que ya no las hace, te mosqueas y no entiendes nada. Por más que intenta explicártelo y te dice que a él también le gustaría que tú te esforzaras en sorprenderle, tú necesitas que siga haciendo lo que hacía hasta ahora, porque es a lo que estás acostumbrada, y no entiendes la relación de otra manera.

 

En este punto, él se ha cansado y se invierten los papeles: él pasa y tú te empiezas a volver loca porque sientes que lo pierdes. Es aquí donde te das cuenta que en los últimos tiempos no le has valorado. Y es ahora cuando empiezas a hacerlo.

 

Echas la vista atrás y ves ves todo lo que hacía por ti, y ya no lo ves como una exigencia o normalidad, lo ves desde el esfuerzo, de cómo él te quería y de todo lo que hacía porque estaba enamorado de ti. Ahora lo único que quieres es que vuelva a quererte de esa manera, y dedicar todo tu tiempo a él y a demostrarle lo mucho que le quieres y todo lo que le valoras. Peeeeero, en muchos de los casos, ya es tarde…

 

Sí chicas, a veces ocurre que ya es tarde para recuperarlo, y por mucho que te des cabezazos contra la pared, le ruegues y le pidas que vuelva, será difícil que cambie de opinión (no imposible, cada relación es un mundo).

Estas cosas pasan en las relaciones, que como en la vida hay experiencias que nos hacen cambiar y aprender, seguramente no caeremos muchas más veces en esto, valoraremos al máximo lo que hacen por nosotras, pero para que esto ocurra, quizás te tenia que pasar esto antes, por lo que no sirve de nada arrepentirse y maldecirse, solo aprender para la próxima.

*PongámonosCómodos y en vez de lamentarnos, aprendamos de los errores, todos los tenemos y los cometemos, solo hay que ponerle solución para que no nos vuelva a pasar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.