Descubre 10 cosas sobre el sexo que no sabías

En este post vamos a hablar de curiosidades, mentiras y verdades del sexo. Algunas son preguntas que he recibido a través de mi correo electrónico (ana@pongamonoscomodos.com), y otras son leyendas urbanas más grandes que la de Ricky Martin en Sorpresa, Sorpresa. Allá vamos:

1. Puedes tener un orgasmo sin tocarte y sin coito

El orgasmo se puede producir por un gran numero de estímulos, y te sorprenderá saber que la estimulación genital (es decir, que te estimulen el pene o el clítoris), es tan solo una de una amplia gama de posibilidades.

¿Has visto la película “Intocables”? El protagonista es parapléjico y tiene la zona de sus genitales paralizada. En cambio, desarrolla una sensibilidad extraordinaria en la oreja, que estimulándola, le proporciona orgasmos. Esto es real y le sucede a muchas personas en esta situación.

 

 

Pero ¿cómo podemos llegar al orgasmo sin estimular los genitales? Verás, el orgasmo es un reflejo del sistema nervioso autónomo, el cual gestiona cosas como respirar, los latidos del corazón, pestañear… cosas que no controlamos conscientemente. La excitación sexual y el orgasmo son también sus tareas, con lo que él decide, no tú.

 

2. Tenemos más fantasías sexuales cuando estamos en periodo fértil.

En los días más fértiles aumenta la excitabilidad y la motivación sexual, por eso estamos más juguetones en esos días. ¿Y esto por qué será?

sexologia curiosidades sexo

 

Esta frase la dijo Nietzsche, y no le falta razón. Esto responde a motivos meramente fisiológicos e instintivos. El cuerpo de la mujer está hecho para que en nuestros días fértiles, el aluvión de hormonas nos haga tener ganas de sexo, y así asegurarse la supervivencia de la especie humana.

Como se dice en “it’s rainning men”: GOD BLESS MOTHER NATURE

3. Los orgasmos vaginales no existen. ¿O sí?

Con la penetración no se consigue un orgasmo vaginal. En realidad viene del clítoris. Si te cuesta creerlo, lee mi post anterior sobre nuestro amigo el clítoris.

 

4. Las embarazadas tienen más apetito sexual que las no embarazadas.

Siempre hay excepciones, pero por regla general, sí. Piensa que una mujer embarazada es una fábrica de hormonas que no para de producir líbido a mansalva. Por eso apetece el sexo, y mucho, y por eso se excita más rápidamente y fácilmente que de normal. (por cierto, a los que lo estáis pensando: no, el pene de ninguna forma posible puede dañar al feto en un embarazo normal).

 

5. Los hombres con pareja se masturban más.

Está estadísticamente demostrado, y a pesar de que pueda parecer contradictorio, es un hecho. Tiene su explicación: al tener más relaciones sexuales, producen más testosterona, con lo cual están más activos y más necesitados de sexo. Es la pescadilla que se muerde la cola.

 

6. Tener un orgasmo no aumenta las posibilidades de embarazo.

Es un rumor muy extendido del que se ha estudiado mucho y no se ha demostrado una relación directa.

Pero sí ocurre una cosa: seguro que conoces a una pareja que intentó mucho tiempo quedarse embarazada y no lo conseguía. Cuando por fin deciden apostar por otros métodos (fecundación invitro, inseminación, adopción…), o simplemente dejaron de buscarlo, las posibilidades de quedarse embarazados de forma natural, aumentan.

Para estas parejas, el sexo era una mera rutina para la gestación. Era una obligación más que una satisfacción. Y en muchos casos, lo único que importaba era que él eyaculara. Si ella no llegaba, no pasaba nada porque no era ese el objetivo. En cuanto dejaron de intentarlo (o bien apostaron por otros métodos), se relajaron y volvieron a practicar sexo por mero disfrute. Esto hizo que se tranquilizaran, que dejaran de lado la obsesión y el estrés, para dejar paso al disfrute de ambos. Y esto sí favorece el embarazo.

Por eso se tiende a pensar que si la mujer tiene un orgasmo, el embarazo es más posible. Pero no es así. En cambio, la falta de estrés y el no obsesionarse sí son factores reales. 

 

7. No pasa lo mismo con las cerdas.

¡¡¡A los animales me refiero!!! En una granja descubrieron que si la cerda era inseminada artificialmente mientras se simulaba que un cerdo la estuviera montando, las probabilidades de gestación aumentaban un 6%. Imaginaos explicarle esto a los granjeros de una granja y pedirles que imiten los movimientos de un cerdo cuando monta a una hembra. De hecho no hace falta que lo imaginéis, está en este vídeo:

Solo espero que estos granjeros estuvieran muy, muy bien pagados.

 

8. Entre un 25-30% de las mujeres nunca ha tenido un orgasmo.

Es un triste dato que refleja la escasa educación sexual recibida y el desconocimiento del propio cuerpo. La buena noticia es que para esto no hay una fecha límite y que si ellas quieren y deciden cambiar la situación, pueden tener un orgasmo el día de mañana. Nunca es tarde si la dicha es buena, y en este caso es buenísima.

 

9. Después de parto la líbido se va de vacaciones. Lejos, muy lejos.

Lo último que se nos pasa por la cabeza cuando hemos parido es el sexo. Ya sea porque no duermes, porque te ves horrible o porque tu única preocupación es que tu hijo siga viviendo. Pero esto es una realidad para la mayoría de las mujeres recién paridas. La buena noticia es que la líbido también tiene un septiembre, y tarde o temprano, vuelve de vacaciones.

 

10. ¿Una aspirina o un orgasmo?

El orgasmo femenino es un poderoso analgésico debido a la liberación de endorfinas, por lo que los dolores de cabeza son un mal pretexto para no tener sexo. Porque de hecho el sexo aliviará tu dolor de cabeza y hará que te sientas mejor. Así que la excusa más antigua del mundo, es en realidad un motivo para practicar sexo.

 

 

 

*PongamonosComodos y disfrutemos de nuestra sexualidad. El sexo es de lo mejor que la naturaleza nos ha dado. No le hagamos un feo, y disfrutémoslo.

 

Un comentario en “Descubre 10 cosas sobre el sexo que no sabías

  • Curioso, pero no por ello interesante. Muy interesante. Es bien cierto que tras el parto la libido desaparece hasta tal extremo que muchas mujeres descuidan las relaciones de pareja hasta bien pasados unos cuantos meses. Es entonces cuando el hombre se siente “destronado”, a pesar del cariño al ser llegado. Pero también necesita, tal y como era antes del parto, unas mínimas atenciones. Si no, creerá que el afecto y el deseo han desaparecido.
    Carla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.